La empresa de Catering Albie, S.A. no especifica la cantidad de hidratos de carbono que sirve en sus comidas, por lo que el menor (en este caso su madre) no pueden calcular la dosis de insulina necesaria que debe inyectarse.

ADT ha estado mediando en este caso desde el comienzo del presente curso escolar, tanto con el CEIP Isabel La Católica, como con la empresa Albie SA y con Inspección educativa (Consejería de Educación) sin que ninguno haya podido ofrecer soluciones.

En otros centros escolares de la Isla y con otras empresas de catering o con cocineros propios de la Consejería, estas situaciones se han solventado satisfactoriamente.

S/C de Tenerife, a 10 de diciembre de 2019

La madre de un menor con diabetes de 4 años, escolarizado en el CEIP Isabel La Católica, en Santa Cruz de Tenerife,  lleva un año luchando con el comedor de su centro para que puedan atender los requerimientos alimenticios de su hijo. Dichos requerimientos no son otros que el cálculo de raciones de hidratos de carbono que le sirven en su almuerzo, ya que de dicho cálculo se basa la dosis de insulina necesaria que debe inyectarse. La madre de menor lleva ya casi un año luchando para conseguir esto pero no ha podido encontrar una solución, por lo que ha pedido ayuda a la ADT para que pueda mediar en este caso. Aunque este problema suele ser común en muchos centros escolares cuando uno de sus alumnos debuta con diabetes, la mayoría de los colegios (y los catering contratados) hacen esfuerzos para adaptarse a los requerimientos de los menores con diabetes que acuden al servicio de comedor.

Desde ADT se han llevado a cabo una serie de gestiones con la finalidad de conseguir una plena integración de este menor con diabetes pero sus acciones han sido por el momento infructuosas, debido a la negación del catering Albie S.A. a servir las raciones cuantificadas del niño.

Las gestiones realizadas hasta el momento, han sido las siguientes:

• Desde diciembre de 2018 se comenzaron a hacer contactos por parte de la madre y de ADT con el catering Albie S.A., porque ya se estaba barajando el incorporar el niño a comedor, tras el diagnóstico de su diabetes en octubre de 2018.

• El catering nos informa de que no tienen personal cualificado para que atiendan al escolar con diabetes y que la madre tiene que acudir al comedor para controlar al niño (glucemias, insulina…), dificultando su reincorporación a la vida laboral, más aún siendo autónoma.

• La ADT impartió una charla sobre diabetes tipo 1 en menores a personal docente del centro y ofreció la misma posibilidad a la citada empresa de catering, pero nunca nos remitieron interés en recibirla, a pesar de ser un asesoramiento gratuito.

• Cuando el niño empieza el comedor en septiembre, no se manda comida por raciones de hidratos de carbono desde la empresa de catering, con lo cual la madre además de hacer glucemias e inyectar a su hijo la insulina, tiene que hacer los cálculos y pesar las raciones de hidratos de carbono en el colegio. El catering se niega a mandar la raciones pesadas ya, porque manda blíster con una cantidad que ellos consideran suficiente para que la madre pueda servirle a su hijo. Además, la ADT pide explicaciones al catering y se nos pide que cualquier contacto o problema lo plantee directamente la madre a través de la dirección del colegio, a pesar de que la madre nombra a ADT como entidad mediadora.

• Los padres han entregado informe médico de la pediatra encargada del control de la diabetes del niño al centro Isabel La Católica de Santa Cruz, para que se solicite al catering la alimentación como debe ser para cualquier niño/a con diabetes, por raciones de hidratos de carbono (azúcares).

• En octubre se informó al inspector de zona de la Consejería de Educación de lo ocurrido con el catering y se le ha hecho llegar el informe médico de la pediatra, pero hasta la fecha no ha solucionado el problema y de momento solo ha dado cita a la ADT para el próximo 19 de diciembre a petición de la madre del menor.

Desde la ADT se ha explicado reiteradamente las necesidades específicas de un niño con diabetes en el entorno escolar y al respecto de la alimentación, se ha informado de distintas formas de que la alimentación de cualquier niño/a con diabetes es por raciones de hidratos de carbono y que otros catering y comedores de la isla no tienen ningún problema en hacerlo como es.

Paralelamente desde el mes abril, la madre del menor solicitó auxiliar sanitario al colegio y tuvo que volver a presentarlo en septiembre, entregando también copia a la Consejería de Educación y aún no ha recibido respuesta.

 

Fuente: ADT